El origen de los guantes

De Grecia a la Edad Media: el origen de los guantes

Se acerca el Día del Padre y en Santacana nos pica la curiosidad, ¿Quién es el padre de los guantes? ¿Cuándo se crearon? La realidad es que su origen no es del todo cierto.

Cuenta la leyenda que esta prenda nació en Grecia cuando Afrodita se hirió las manos con unas espinas al perseguir a Adonis entre los bosques. Según el mito, serían las tres Gracias las encargadas de socorrer a la diosa del amor y la belleza por medio de unas tiras que cubrirían sus manos protegiéndolas.

Otros aseguran que su origen es anterior y que ya los habitantes del Norte, motivados por el frío extremo, cubrían sus manos contra los rigores de la nieve, el hielo y los vientos polares.

Algo es seguro, hasta el siglo XII no cobrarían la forma a la que estamos hoy acostumbrados, sino que tendrían el aspecto de manoplas.

En cuanto a su utilidad, esta también ha evolucionado a lo largo de las épocas: han sido desde un elemento de protección en sus inicios, hasta un símbolo distintivo en la época medieval. Además, su uso se ha extendido al trabajo y al lenguaje, “lanzar el guante” implica retar a otra persona y sin los guantes el boxeo sería mucho más peligroso. En el caso del guante esterilizado su origen sí es conocido. Su creador, William S.Halsted, jefe de cirugía del Hospital Johns Hopkins de Bartimore, lo elaboró cuando la enfermera Caroline Hampton, de quien estaba enamorado, sufrió un eczema al desinfectar los instrumentos quirúrgicos.

Al igual que nosotros, los guantes van cambiando según la época. Su origen puede no ser certero, pero algo sí es seguro, ¡cuando llegaron lo hicieron para quedarse!

 

 

Síguenos en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *